Flotaban orgasmos bajo el sol ~
Me curé, y sonreí con el equilibrio tocándome las manos.
Dejé de ser una cobarde, y aprendí a volar. y LO LOGRÉ. Ahora práctico para hacerlo con los ojos cerrados, con los ojos abiertos, de cabeza, de espaldas.
(A veces Recostada también)
Y me sentí cómo la mujer que soy.
Esta mujer que jamás perdería el tiempo ensuciándose con cosas que no valen la pena. .

Porque el valor de reconocernos tal cuál somos, nos permite hacer cualquier cosa.