Flotaban orgasmos bajo el sol ~
Son las 17:21 de un día domingo. Otro Lunes feriado se acerca galopando, y yo perdí la cuenta de los días sin hacer nada. 
Estoy estancada, caigo en mi cama a ver otra vez South Park y Los Simpsons. A reírme de las estupideces que tienen la vida y el ser humano. 
Me levanto, miro mis fotos, desentierro el pasado y me doy cuenta de que no hay nada mejor que el futuro. 
Sonrisa torcida y mirada insípida. A guardar todo, a esperar que pase una semana más. 
Faltan 12 días para mi cumpleaños. Otros 12 días haciendo nada. 
Me pierdo pensando en los besos que me dieron y que dí. En la boca nueva que voy a probar la semana que viene. En la mísimisma trivialidad de lo cotidiano. 
La lluvia y River en la promoción me tienen hasta la cabeza.
El color Gris del cielo, las tardes vacías de todo. De amigos, de noches fantásticas. De amores, de pasión, de lugares para ver. De familia. De Trabajo, de ocupaciones, de estudio. 
Me generan más depresión. 
Miro un par de películas y dudo de mi misma. De lo que sería capaz de hacer.
Quizás siempre será así. El ser humano está enseñado para callar, para no pensar. Para ser "sólo otro ladrillo en la pared"
Y aquellos que sueñan con la revolución y con los días felices. Los que persiguen algún objetivo... Están preparados para caer. Para desistir. Para adormecer la neurona con algún porro, o enfermarse el pulmón, el hígado y la vista. 
Mierda nacemos, mierda morimos. 
Y cada vez que miro esa boca, dudo de mí, de mi pasado, de mi presente y de mi futuro...
Del final feliz y de mi batalla contra el mundo. 
Son las 17:40 de un día domingo. Otro Lunes feriado se acerca galopando, y yo perdí la cuenta de los días sin hacer nada.